Mancomunidad de la Comarca de Pamplona
Memoria 2008

entorno social

Calidad percibida en las instalaciones

La consideración sobre la limpieza y el orden de las instalaciones es muy elevada y se mantiene estable si observamos el recorrido histórico de estos últimos años. En 2008, al igual que en las mediciones anteriores, apenas se registran respuestas criticas en la valoración de la limpieza y el orden de nuestras instalaciones, ya pertenezcan al Ciclo Integral de Agua o al Tratamiento de los Residuos.

Los ruidos son una afección acusada dentro de la planta de reciclaje de envases en Góngora y apenas perceptible en el resto de instalaciones. Una parte importante de la visita en el CTRU de Góngora se realiza en el interior de la planta de reciclaje donde el nivel de ruidos de los distintos procesos de selección de materiales es elevado. El nivel de ruido es calificado como regular o poco aceptable por el 7% de los encuestados en Góngora. En el resto de instalaciones apenas se recogen valoraciones críticas.

El nivel de olores se valora únicamente en la EDAR de Arazuri y en el CTRU de Góngora. En Arazuri, el nivel de olores es muy aceptable o aceptable para el 30% de las personas que visitan esta instalación y en Góngora el nivel de olores es calificado como aceptable por el  93%.

En la valoración de la calidad medioambiental de nuestras instalaciones se miden distintas variables cuyos resultados analizamos a continuación.

La percepción sobre la integración con el entorno paisajístico externo y el cuidado del entorno interno de las instalaciones es muy favorable. En 2008, estos dos aspectos obtienen puntuaciones de 8,5 y 8,6 respectivamente, manteniendo los elevados registros de la secuencia histórica.

Las causas están directamente relacionadas con el diseño y proyección de las instalaciones, en las que también se tienen en cuenta aspectos como el ajardinamiento y el mantenimiento posterior, tanto con personal propio como con empresas contratadas a tal efecto.

Los resultados de tratamiento que se están obteniendo en cada una de las instalaciones también reciben valoraciones muy favorables y en 2008 alcanzan valores superiores a los registrados en las dos últimas mediciones.

La aportación al aprovechamiento de los recursos naturales y la aportación para evitar la contaminación de suelo y aguas, con puntuaciones de 8,7 y 8,6 respectivamente, muestran una tendencia sostenida a lo largo de la secuencia histórica.

El último indicador que mide la percepción sobre la calidad medioambiental de las instalaciones y procesos de tratamiento es su aportación a la mejora de la calidad de vida de la Comarca, este aspecto alcanza una puntuación de 8,9 sobre 10, manteniendo una tendencia sostenida a lo largo del tiempo.

Uno de los objetivos de la política de vistas a nuestras instalaciones es el de aumentar la confianza en la Mancomunidad y en la gestión de los servicios que presta. En la secuencia histórica, tras la visita a las instalaciones, la proporción de personas que han visto aumentada su confianza en la gestión del agua y/o residuos alcanza las dos terceras partes, si a éstos se añaden los que mantiene su confianza nos situamos en un 95% de respuestas positivas. Resultados similares se observan en la opinión sobre la Mancomunidad de la Comarca de Pamplona ya que, tras la visita, el porcentaje de personas que mantienen o ha mejorado su opinión alcanza el 95%. En ambos casos es inapreciable el porcentaje de encuestados que han visto disminuida su confianza o a empeorado su opinión.

Asimismo, se confirman los positivos resultados de nuestra política de visitas para ejercer una acción motivadora hacia la adopción de conductas pro ambientales. En 2008, el 90% de las personas que visitan las instalaciones consideran que la visita anima a un uso racional del agua en el caso de las visitas a instalaciones de tratamiento de aguas; o a la separación y recogida selectiva de los residuos en el caso de las visitas al Centro de Tratamiento de Residuos Urbanos.