Mancomunidad de la Comarca de Pamplona

Mancomunidad de la Comarca de Pamplona

Noticias RSS
Agua
16/11/2016

El relieve del fondo del embalse de Eugi analizado al detalle

Es el segundo estudio de estas características que se lleva a cabo desde la puesta en funcionamiento del embalse

La Mancomunidad ya conoce los resultados del estudio batimétrico realizado en el embalse de Eugi el pasado mes de junio, que ha permitido revisar con precisión el relieve de la superficie subacuática del citado embalse. 

Concretamente, uno de los factores a considerar con el paso del tiempo es el cambio de capacidad del vaso de un embalse como resultado de la progresiva sedimentación, un fenómeno que hace prudente y altamente recomendable contar con evaluaciones periódicas de la zona.

La Mancomunidad encargó el estudio batimétrico a un equipo de especialistas de la Universidad de La Coruña que llevaron a cabo el trabajo con el denominado EcoMapper AUV, un vehículo subacuático con sónar que realizó trayectorias paralelas espaciadas por unos 15m. para observar y caracterizar masas de agua a diferentes profundidades. 

Dicho trabajo se realizó durante el periodo de máximo llenado del embalse así como con el de mínima estratificación con el fin de contar con la mayor información directa relativa al volumen de agua a estudiar y para evitar interferencias de las ondas ultrasónicas al atravesar medios de densidad variable.

Una vez realizada la toma de datos, el estudio se ha completado con un análisis y filtrado de la información adquirida, su tratamiento para la elaboración de la cartografía batimétrica (relieve de la superficie subacuática), cálculos morfométricos (tamaño y forma del embalse), etc. que han permitido configurar el documento final entregado a la Mancomunidad de la Comarca de Pamplona.

Este es el segundo estudio de estas características que se realiza desde la construcción y puesta en funcionamiento del embalse; el primero lo realizó en 1996 un equipo de la Universidad de Cantabria.

RELACIÓN COTA/VOLUMEN

Fruto de trabajo se ha concluido que al máximo nivel del embalse (cota de 626,5 m.) el volumen de almacenamiento es de 19,48 Hm3 y que el volumen útil es de 19,42 Hm3. Por otra parte, el volumen muerto (aquel que queda por debajo de su desagüe de fondo) rondaría los 0.06 Hm3.

INDICADORES MORFOMÉTRICOS

A partir del modelo digital del terreno correspondiente al lecho del embalse, se ha determinado un amplio número de descriptores morfométricos (indicadores de tamaño y forma), tomando como referencia el nivel máximo normal de agua (626,5 m.). Así, la longitud máxima (distancia máxima en la superficie del embalse que separa dos puntos de su perímetro sin intersectar la ribera) es de 2.721 metros, la anchura máxima es de 1.444 m., el área o superficie es de 119,75 Ha. y la longitud de ribera (de los límites permanentes de la masa de agua cuando el calado es máximo) es de 10.799,3 m. La profundidad máxima es de 40 m. y la profundidad media de 16 m.

Igualmente se ha podido establecer el tiempo de residencia o tiempo hidráulico de retención, resultante de dividir el volumen del embalse por el caudal de desagüe. Dicho de otro modo, este valor determina el tiempo de que dispone un determinado proceso para llevarse a cabo en el embalse. En el caso de Eugi es de 57,3 días.

MAPAS BATIMÉTRICOS

El estudio también ha permitido obtener diferentes mapas resultantes de la proyección de los datos batimétricos obtenidos. Así, una proyección del lecho del embalse (imagen que encabeza esta información) permite observar que el máximo calado (40 m.) se alcanza en las inmediaciones de la presa, en la vertical del antiguo cauce del río Arga. Hay que señalar que en la imagen de referencia la escala vertical ha sido exagerada para enfatizar los rasgos dominantes en la misma.

Asimismo cabe destacar el pequeño volumen de agua almacenado por debajo del desagüe de fondo y cómo este se distribuye de acuerdo con la topografía fluvial preexistente a la construcción del embalse. Finalmente se destaca la morfología relativamente aplanada del fondo en torno al antiguo cauce fluvial (hasta aproximadamente la cota 600 m.) y que antes de la construcción de la presa debió constituir parte de su llanura de inundación natural y estar ocupada por prados de montaña.

Como complemento a las citadas mediciones y, a la vista de las capacidades instrumentales de los equipos de trabajo empleados, se realizó también una evaluación de la calidad química de las aguas del embalse a la luz de ciertos parámetros físico-químicos medidos in situ. Los resultados podrán conocerse previsiblemente durante el mes de diciembre.

CONCLUSIONES

El estudio realizado ha permitido actualizar la información sobre la capacidad del embalse para un mejor conocimiento de la disponibilidad de esta fuente de abastecimiento en función de las diferentes cotas de llenado. Además, ha sido posible comprobar que tras 45 años desde la creación del embalse su capacidad de almacenamiento no ha disminuido, es decir que el impacto de arrastres de tierras es prácticamente nulo. Por tanto, los datos obtenidos facilitan una gestión más precisa de los recursos hídricos gestionados por la Mancomunidad de la Comarca de Pamplona.

Otras noticias